Conversare contigo de eso que…sabes que es y no quieres decirlo, eso que destilas cuando estas realmente conectado con lo que quieres, amas y te apasiona.

¿Hay algo que te provoca una actitud diferente?, un nuevo Yo corre por tu piel?, te amas tanto que te permites quererte, alocarte con esos ojos que solo pueden ver lo que tu mente te dice.

La emoción surge justo en el cruce en donde se encuentran la mente y el cuerpo

Si tienes una emoción es un reflejo de la mente en el cuerpo, sin embargo, a veces surgen conflictos entre ambos, la mente dice “no” mientas la emoción dice “si” adelante no pares o al revés.

Por eso es importante conocer tu mente, el cuerpo siempre le dará un reflejo verdadero. Es importante observar tus emociones, así como observar tus pensamientos.

Quizá has escuchado sobre meditar, relajarte, o hacer contemplaciones para tu interior, recuerda todo lo que hagas para crecer y descubrirte es válido, porque de eso depende tu evolución como ser humano.

Hoy podrías tomar un costal y vaciar en el tus dolencias, miserias y obsesiones y luego, sentirte libre, al principio dolerá y será pesado sentir la livianes en tu espalda por eso que ya no cargas, tal vez regreses por algo de allá dentro, no te angusties, es normal sentir temor por esa falta de “peso”, el haber convivido por años con ese karma te crea la ilusión de ansiedad, toma un poquito y hazlo de nuevo tuyo, total a partir de ahora iremos tirando un poco de todo eso cada semana.

Decide que hoy será una nueva era, hoy empezaras de nuevo a creer en ti y a quererte un poco más, recordaras quien eres, para que estas aquí y que estás haciendo en este preciso momento.

Te sentirás de nuevo renovado con energía y una gran Emoción, aquella que te levanta cuando todos pensaban que ya no te volverían a ver así; ¡así como tú eres!

Está atento para escuchar a tu mente y para sentir a tu cuerpo y al terminar de leer esto, recuerda el momento presente tiene la clave de la liberación, siente el cuerpo desde adentro y disfruta afuera a tu mente encontrarse con ….la emoción.

Alejandra Urrutia