Hoy quiero platicar un poco sobre lo que muchas veces pensamos que es obvio, simple, fácil o “sin mucha trascendencia”.

El tratar y tratar de ser mejor a veces parece lejano, complicado y aburrido.  Lo más interesante de este aspecto es que cuando te das realmente cuenta de ello; es cuando también te permites SER como eres, ahí justo ahí es donde inicia tu crecimiento.

El desarrollarte personalmente te permite gestionar tu vida y hacer cesar el sufrimiento que produce la ignorancia.

En muchas ocasiones la mente no te permite darte cuenta de lo que está sucediendo. Para conocer nuestra mente podríamos liberar viejos apegos, disolver relaciones que ya no apoyan nuestro crecimiento y ajustar maneras de emocionarse que ya no funcionan, observar con el alma fresca las heridas que no cierran y despedirte de las personas que aportan molestia, ansiedad y perdida de energía.

Actualmente en estos tiempos, uno intuye que el crecimiento interior demanda vaciarse y renovarse y cuando esto sucede, sabemos que es tiempo de resolver asuntos pendientes, despertar los perdones dormidos, bailar con las despedidas y sonreír para dentro.

A partir de ahora observa, está atento a todo aquello que está a tu alrededor y todo aquello que en realidad eres  y estas creando, recuerda uno crea lo que proyecta, uno vacía su vasija durante el  día y la llena cada noche y es,  en ese estado donde llegan los recuerdos, los anhelos, las nostalgias, los logros y hasta las culpas de las primeras horas del día.

Cuando estés llenando tu vasija permítete mezclar los gratos recuerdos de una noche, las ganas de ver a esa persona que solo tu deseas, de vivir aquel alocado día de pasión, de recargar la energía de tu sensualidad y por qué no de un poquito de dolor aquel que te hace pedir más, para finalmente deleitarte con una gran cantidad de tolerancia para ti mismo.

Despójate de tu mente anterior y crea una nueva, una que realmente es consciente de tu ahora y que te permita leer estas líneas y poseerlas para maximizar tu alma con el gran beneficio de que tú eres poseedor de tu Mente y sobre todo dueño de tu Vida.

Cada Palabra Despierta tu corazón y forma el camino donde tus sandalias dejaran huella.

A partir de ahora compartiré contigo palabras cómodas y confortables para nuestro encuentro, de la forma en que siento expresarme con mayor soltura, Escribiendo.

Tú eres más de lo que te paso.

Alejandra Urrutia